viernes 01

Cáncer: las terapias del futuro

Posteado por "la Caixa" el 01/02/2019

Debajo del término cáncer se agrupan más de 200 enfermedades diferentes que suponen la segunda causa de muerte en el mundo. Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), se calcula que el cáncer afectará a uno de cada dos hombres y a una de cada tres mujeres a lo largo de su vida. Ante esta cruda realidad, la investigación tiene un papel crucial a la hora de prevenir, curar o cronificar el cáncer en el futuro.

La investigación oncológica es una de las líneas prioritarias de actuación de ”la Caixa”. El 2018 se han destinado más de 8,6 millones de euros en ayudas o becas y en investigación sobre el cáncer. Esto ha permitido el financiamiento de 85 proyectos de investigación y la contratación de 50 investigadores.

Con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, hablamos con los responsables de tres proyectos que abren la puerta a tratamientos innovadores y a terapias personalizadas para luchar contra esta enfermedad.

Edición génica

Sandra Rodríguez es investigadora del CNIO y la responsable del proyecto FuGe Therapeutics, seleccionado en la convocatoria CaixaImpulse 2018.

Este proyecto tiene por objetivo aplicar técnicas de edición génica sobre los genes de fusión, un tipo de gen híbrido que suele estar implicado en algunos tipos de leucemia, cáncer de colon y próstata. El uso de la tecnología de edición génica CRISPR/Cas9 permite manipular el ADN de la célula tumoral y eliminar los genes de fusión responsables de la proliferación celular descontrolada típica del cáncer. “Con esta herramienta tenemos una eficiencia muy superior a la que teníamos con herramientas anteriores: es muy dirigida, muy precisa y muy barata”.

La aparición de esta nueva tecnología permitirá desarrollar nuevas terapias. En un futuro, se espera aplicarlas a las llamadas enfermedades huérfanas, como el glioblastoma, que son muy agresivas y que actualmente no tienen tratamiento, o bien en aquellas por las que tenemos un tratamiento, pero que se producen resistencias.

Antiandrógenos de nueva generación

Eva Estébanez-Perpiñá es investigadora en la Fundació Bosch i Gimpera de la Universitat de Barcelona. Su investigación se centra en el papel que desempeñan los receptores de andrógenos en la aparición de resistencias durante el tratamiento del cáncer de próstata, el segundo más diagnosticado en hombres.

“Nuestra investigación se basa en el receptor de andrógenos, porque es la proteína central en el inicio, el mantenimiento y el desarrollo del cáncer de próstata”.

Los fármacos actuales dirigidos a tratar el cáncer de próstata pierden su eficacia a los cinco años. El proyecto ARDIs, seleccionado también en la convocatoria CaixaImpulse 2018, se propone desarrollar fármacos contra el cáncer de próstata con un nuevo modelo de acción, capaz de evitar la resistencia a los antiandrógenos clásicos.

Inmunoterapia

Por último, Álvaro Teijeira es becario postdoctoral de "la Caixa" en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra (CIMA-UNAV) donde hace investigación en inmunoterapia. Concretamente, estudia las interacciones entre las células del sistema inmunitario y las células tumorales.

Su investigación analiza, mediante la observación directa con técnicas de microscopia, cómo se comportan las células del sistema inmunitario ante las células tumorales, cuáles son sus mecanismos para que estas últimas impidan la acción del sistema inmunitario y cómo actúan ante la exposición a diferentes fármacos. “Es necesario que los tumores que no son reconocidos por las células del sistema inmunitario sean reconocidos como agentes patógenos”.

La inmunoterapia está cambiando el tratamiento del cáncer, pero aún no es eficiente en todos los pacientes y, por tanto, el gran reto de futuro será la obtención de biomarcadores para el desarrollo de una medicina personalizada.

Compartir

8

Categoría:

Archivo: 2019 » Febrero

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica