miércoles 22

El CIC bioGUNE, la colaboración como piedra angular para la medicina de precisión

Posteado por "la Caixa" el 22/05/2019

Hablamos con el director científico del CIC bioGUNE, Jesús Jiménez Barbero, quien nos explica las principales líneas de investigación de este centro y la transición hacia una era de medicina de precisión, así como la importancia de la colaboración entre centros para conseguirlo. El CIC bioGUNE, en el País Vasco, es uno de los centros de la red de Excelencia Severo Ochoa y una institución clave de investigación en biomedicina en la región, con un foco en las bases y mecanismos moleculares de las enfermedades.


Jesús Jiménez Barbero

La Obra Social ”la Caixa” apoya la investigación del CIC bioGUNE con ayudas que van desde los programas de doctorado INPhINIT hasta la atracción de investigadores de postdoctorado para establecer las bases de una medicina de precisión en la enfermedad de Crohn, y con una ayuda de la Convocatoria de Investigación en Salud para entender los mecanismos de progresión del cáncer de próstata.

¿Cuáles son las principales líneas de investigación del CIC bioGUNE?

La misión del CIC bioGUNE consiste en realizar investigación de excelencia en el ámbito de las ciencias de la vida. En concreto, para el período 2015-2020 hemos definido dos programas de investigación principales: el de reconocimiento molecular e interacciones huésped-patógeno (o Molecular Recognition and Host-Pathogen Interactions en inglés) y el metabolismo y la señalización celular en la enfermedad (o Metabolism and Cell Signaling in Disease en inglés). Con estos, nos hemos especializado en el conocimiento de las bases moleculares de la enfermedad, poniendo énfasis en el descubrimiento de nuevos fármacos y de nuevos biomarcadores que resulten útiles en diagnóstico y pronóstico.

¿Qué tipo de enfermedades es el foco de vuestra investigación?

Considerando ambos programas, nos centramos en el estudio de las bases moleculares de enfermedades hepáticas (NAFLD, cáncer), del cáncer de próstata y de mama, de enfermedades raras (porfiria eritropoyética congénita), de la enfermedad priónica y de diversos procesos infecciosos. Estamos realizando avances fundamentales en el conocimiento de algunas de estas enfermedades y también desarrollando diversas aplicaciones, que se traducen en patentes. Es en este marco que hacemos hincapié en el desarrollo y la aplicación de conceptos de medicina de precisión.

Un estudio dirigido por el Dr. Arkaitz Carracedo y que cuenta con el respaldo de ”la Caixa” investiga los mecanismos de la progresión del cáncer de próstata. ¿Nos podrías explicar un poco más sobre esta investigación?

El trabajo desarrollado en el laboratorio del Dr. Arkaitz Carracedo tiene como objetivo comprender las adaptaciones que permiten que las células tumorales prosperen. Su investigación ha mostrado que el modo en el que las células de cáncer de próstata se alimentan es un parámetro que puede informar sobre la agresividad de la enfermedad. Esta observación ha permitido identificar biomarcadores pronóstico y ha abierto una excitante pregunta: ¿podemos estudiar los genes para definir biomarcadores e identificar nuevos modos de monitorizar y tratar el cáncer de próstata metastático?

La experiencia de Arkaitz y de su laboratorio en biología molecular y celular del cáncer es la base para desarrollar esta idea, con el objetivo de mejorar el tratamiento al paciente de cáncer de próstata avanzado. 

Otro investigador del CIC bioGUNE, Urko Martínez, obtuvo una beca Junior Leader ”la Caixa”. ¿Podrías decirnos cómo está avanzando su investigación sobre la enfermedad de Crohn?

Urko Martínez investiga la actividad de genes asociados con enfermedades inflamatorias intestinales tales como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Mientras que el paradigma actual en genética humana busca efectos medios en la población, la investigación de Urko busca entender el balance que controla la acción de los genes en cada individuo. Esto permite definir predictores genéticos que evalúan el estado inflamatorio de cada paciente, lo que ayudará a mejorar el diagnóstico que hacen los médicos en la práctica clínica y a implementar una medicina de precisión para esta enfermedad.

El CIC bioGUNE nace como un centro para la colaboración en investigación. ¿Por qué es tan importante la colaboración en este campo?

La cooperación institucional, colaborando en actividades relevantes en el ámbito de las ciencias de la vida y de la salud con la comunidad científica y empresarial del País Vasco es fundamental, no solamente para potenciar las actividades de I+D, sino también para obtener mejores resultados tanto en términos científicos como en las posibilidades de transferencia y explotación de los mismos. A escala internacional podemos decir lo mismo, la ciencia es global.

Un ejemplo de esas colaboraciones es la RedHYPOX, dirigida por el CIC bioGUNE. Esta Red Temática de Excelencia de Investigación en Hipoxia proporciona el marco necesario para promover la discusión crítica e impulsar colaboraciones sinérgicas en la investigación de los mecanismos moleculares que median las respuestas a la hipoxia –la deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo– y su relevancia clínica.

En la medicina de precisión, los datos juegan un papel muy importante. ¿Cómo se afronta este reto tanto a escala internacional como en el CIC bioGUNE?

A escala internacional, hay distintas iniciativas dirigidas a la recogida de gran cantidad de datos de miles de individuos (AllofUS, China Kadoorie, etc.). Normalmente, estas cohortes se han usado para acumular datos genéticos y de estilo de vida a través de cuestionarios que se combinan con los registros de las historias clínicas correspondientes.

Desde una perspectiva de medicina de precisión, uno de los desafíos más importantes es demostrar la utilidad de este conocimiento para estratificar y mejorar la práctica clínica. Es decir, nos hallamos en la transición de la medicina convencional, basada en un diagnóstico diferencial que está enfocado de manera uniforme hacia toda la población, a un diagnóstico personalizado, lo que llamamos medicina de precisión, en la que cada individuo se analiza independientemente.

En este contexto, desde el CIC bioGUNE estamos desarrollando un ambicioso programa de medicina de precisión en el que usamos datos de una extensa cohorte de individuos para obtener un modelo “multiómico” integrado, midiendo datos de genoma, proteoma, metaboloma, microbioma, etc. Los objetivos iniciales del proyecto son la comprensión de los mecanismos moleculares que permitan explicar la disparidad de síntomas entre pacientes de algunas enfermedades, así como su diferente respuesta a fármacos. También queremos identificar nuevos biomarcadores moleculares para estas enfermedades –siempre en el contexto de la medicina personalizada– y desarrollar tecnología para la adquisición de muestras y datos, que sea rápidamente trasladable a su uso en el día a día en el sistema de salud, con el consiguiente beneficio social.

Compartir

3

Categoría:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica