miércoles 24

Dos estrategias para vencer la malaria

Posteado por "la Caixa" el 24/04/2019


Créditos: La secuencia sobre el ciclo de vida del Plasmodium es cortesía de Drew Berry, del Walter and Elisa Hall Institute of Medical Research. Música cedida por bensound.com

En 1955 se puso en marcha el primer programa mundial destinado a erradicar la malaria. Más de sesenta años después, casi un centenar de países y cerca de la mitad de la población mundial siguen expuestos a esta enfermedad parasitaria potencialmente mortal. La realidad es que, en 2017, se dieron 219 millones de casos y más de 400.000 muertes de malaria, siendo África el continente más castigado.  

Con motivo del Día Mundial de la Malaria, queremos destacar dos proyectos impulsados por ”la Caixa” que persiguen, mediante estrategias bien distintas, contribuir a la meta establecida en 1955: eliminar, definitivamente, la malaria a escala global.

El hígado: ¿el talón de Aquiles de la malaria?

Cuando profundizamos en qué causa la malaria, nos topamos con un protozoo del género Plasmodium que se transmite a través de la picadura de algunas especies del mosquito Anopheles. Una vez el parásito invade a un mamífero, este viaja por el torrente sanguíneo hasta las células hepáticas, donde se reproduce de forma masiva. En menos de dos días, estas células se rompen, liberando múltiples patógenos a la sangre. Maria M. Mota, directora ejecutiva del Instituto de Medicina Molecular (iMM) de Lisboa (Portugal), lidera una investigación que se centra, justamente, en el papel que juega el hígado en el ciclo vital del Plasmodium. El proyecto, seleccionado en la Primera Convocatoria de Investigación en Salud de ”la Caixa”, tiene como objetivo abrir nuevos tratamientos que permitan alterar la reproducción del parásito en las células hepáticas hasta conseguir frenarla.

Hepatocitos infectados por el parásito de la malaria (en fluorescencia azul). Imagen cedida por el Instituto de Medicina Molecular (iMM) de Lisboa (Portugal).
Hepatocitos infectados por el parásito de la malaria (en fluorescencia azul). Imagen cedida por el Instituto de Medicina Molecular (iMM) de Lisboa (Portugal).

El proyecto BOHEMIA: matar al mosquito cuando pica

Las redes mosquiteras impregnadas de insecticida han sido y siguen siendo una de las principales armas para luchar contra la malaria. El éxito de esta medida ha consistido, pues, en atacar al vehículo que promueve la propagación del parásito y no en destruir al parásito en sí. No obstante, la creciente resistencia de los mosquitos frente a los insecticidas exige desarrollar nuevos enfoques que dificulten la transmisión de esta enfermedad.

El Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), impulsado por ”la Caixa”, lidera un consorcio que implementa una nueva estrategia para prevenir la malaria. Para ello, emplea una fórmula innovadora que se basa en el uso de la ivermectina, un fármaco que, administrado a personas y a ganado, consigue matar al mosquito infectado justo en el momento en el que se produce la picadura. El proyecto BOHEMIA, nombre con el que se ha bautizado esta iniciativa, evaluará el impacto de esta medida en dos de los países africanos en los que la malaria es más prevalente: Tanzania y Mozambique. 

Pero los esfuerzos en Mozambique no se reducen a BOHEMIA. De forma paralela, ISGlobal ha impulsado la Alianza Mozambiqueña para la Eliminación de la Malaria (MALTEM), un programa de 5 años que también cuenta con el apoyo de ”la Caixa”. Desde sus inicios, en 2014, MALTEM se centró en implementar un paquete de medidas destinado a reducir de forma significativa el número de afectados por Plasmodium en este país. Tras los dos primeros años de intervenciones en el distrito de Magude (provincia de Mapute), la prevalencia de la infección se consiguió disminuir en un 71 %. Un gran logro para una población que vive en uno de los diez países con mayor carga de malaria del mundo.

Compartir

3

Categoría:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica