martes 06

1.500 jóvenes evalúan un laboratorio científico de CosmoCaixa

Posteado por Editor Ciencia Ciencia el 06/05/2014 en | 0 comentarios

Post de Montserrat Capdevila Freixas, Área de Ciencia y Medio Ambiente de la Obra Social "la Caixa". 

Cuando mi hijo entra en CosmoCaixa lo que quiere es tocar y experimentar. Se dirige corriendo hacia las escaleras mecánicas y quiere ir «allí donde se tocan las cosas, mamá». Muchas de las experiencias que los niños recuerdan más y que más les impactan son las fenoménicas, las vivenciales, las que les permiten experimentar y tocar. Es decir, ensuciarse las manos.

En una sala del antiguo Museo de la Ciencia se podía leer la frase de Confucio: «Si lo escucho, lo olvido; si lo veo, lo recuerdo; si lo hago, lo entiendo». Una máxima que impregnaba ya la manera de hacer del antiguo Museo y que se potencia con CosmoCaixa, un museo donde la experimentación tiene un papel más que relevante e impregna todas las actividades que en él se llevan a cabo, porque estamos convencidos de que cuando hacemos algo es cuando lo entendemos.

Las prácticas pedagógicas imperantes hoy en Europa basadas en la indagación (IBSE) sitúan la experimentación como elemento clave en el proceso de aprendizaje en niños y jóvenes. Cuando diseñamos «qué hacer hacer» a los jóvenes para que lo «entiendan» seguimos las recomendaciones de IBSE, y lo hacemos sin olvidar nuestras condiciones de contorno: 1) la pérdida de interés de los jóvenes en las vocaciones científico-tecnológicas en toda Europa y en concreto también en España; 2) los campos en los que es pionera la investigación en casa; y 3) los proyectos de investigación financiados por la Obra Social "la Caixa".

El laboratorio ¡Investiga la vacuna del VIH!, desarrollado en colaboración con IrsiCaixa e integrado en el proyecto XploreHealth, tiene en cuenta todos los aspectos anteriormente mencionados en su diseño y sus objetivos y se concibe como una actividad 100% experimental, basada en resultados de investigación puntera y para jóvenes de 15 a 18 años.

¿Qué opinión tienen los 1.500 jóvenes que han participado en los primeros 70 laboratorios llevados a cabo en Barcelona, Madrid y Lleida? 

  • El 67% de los jóvenes declara que la actividad les ha despertado o potenciado el interés por la ciencia y la tecnología (al 22% de los jóvenes se la ha despertado y al 45% les ha potenciado el interés que ya tenían).
  • El aspecto que más valoran del taller (con un 66%) es que les permite manipular y experimentar, y el segundo aspecto más valorado (con el 22%) es que les permite conocer de cerca un proyecto de investigación actual.
  • En cuanto a la prevención en relación con el VIH, el 85% de los jóvenes declaran que han modificado la percepción que tenían después de asistir al laboratorio: el 26% de los jóvenes declaran que gracias a ello han sido conscientes de la importancia de la prevención y el 59%, que les ha servido para ampliar la información que ya tenían.
  • El 96% cree que vale la pena el esfuerzo que hay que hacer para estudiar una carrera de ciencia o tecnología, aunque no quieran dedicarse a ello expresamente.
  • El 84% expresa que CosmoCaixa ayuda a aumentar el interés de los jóvenes por la ciencia y la tecnología.

Además, el 100% de los profesores acompañantes declaran que recomendarían esta actividad, que valoran con una nota media de 9,6. Los aspectos mejor valorados del laboratorio son la calidad global (alta para el 92% de los profesores) y la calidad de los materiales y experimentos llevados a cabo (alta para el 90%).

Los resultados no pueden ser más alentadores y nos animan a seguir trabajando en esta dirección para incrementar el interés de los jóvenes en la ciencia y fomentar vocaciones científico-tecnológicas, ampliando el número de jóvenes que pueden participar cada año en el laboratorio ¡Investiga la vacuna del VIH!, no solo en Cataluña sino también en centros educativos de otras comunidades autónomas.

Más información:

Compartir

4

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica