miércoles 29

Completando el puzle de la evolución

Posteado por Obra Social el 29/06/2016 en | 0 comentarios

Fuente: MNCN-CSIC

Post de Xiomara Cantera, responsable de comunicación del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

Hay quien piensa que la historia que cuenta cómo surgió la vida en la Tierra o la evolución del ser humano ya está contada; cree que hay un pasado inamovible que ya conocemos. Pero la realidad dista mucho de ser así. La historia de la vida en la Tierra es un puzle de miles de piezas de las que solo hemos logrado recopilar unas cuantas. 

Fuente: MNCN-CSIC

Con cada nuevo fósil, con cada yacimiento, se amplía la información que tenemos de este inagotable rompecabezas, a veces de forma tal que hay que reconstruir partes porque la información que ya se consideraba probada deja de estarlo y surgen nuevas hipótesis que lo cambian todo. 

Así, igual que la historia de la vida se renueva con el aumento de las pruebas que tenemos de la evolución, la exposición permanente del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), Minerales, Fósiles y Evolución Humana, ha ampliado y mejorado su contenido gracias a la donación de 41 piezas de fósiles originales que recientemente ha hecho la Obra Social "la Caixa".

Esta donación ha permitido mejorar las instalaciones e incorporar cinco globos terráqueos que representan la disposición de los continentes en diferentes periodos geológicos. Las piezas van desde un estromatolito con unos 300 millones de años de antigüedad, una prueba de las primeras evidencias de la vida en la Tierra, hasta grandes mamíferos relativamente «modernos» como los osos de las cavernas, Ursus spelaeus, representados por un enorme macho adulto y una diminuta cría, o el mamut lanudo, Mammuthus primigenius, procedente de Rusia.

Fuente: MNCN-CSIC

Entre las piezas más destacadas encontramos un ave del Cretácico inferior, Confuciusornis sanctus, procedente de China; un anápsido, Captorhinus aguti, que completa la vitrina dedicada a las tortugas; el gran fósil de Mosasaurus, reptil acuático emparentado con los lagartos y las serpientes actuales; un anfibio del género Discosauriscus; invertebrados realmente espectaculares, como los crinoideos, el amonites y una preciosa placa con ortocerátidos; dos impresionantes trilobites, Paradoxides briareus, de enorme tamaño, y Asaphus kowalewskii, que destaca por la extraordinaria conservación de los apéndices oculares con forma de antena; artrópodos como el interesante escorpión marino, Erypteus remipes, y dos delicados fósiles de insectos, una efémera con molde y su contramolde y una libélula. Estos son algunos de los animales que han pasado a formar parte de la muestra. 

Fuente: MNCN-CSIC

En la planta superior, la exposición sobre evolución humana se ha visto enriquecida con las esculturas hiperrealistas de figuras de homínidos realizadas por Elisabeth Daynés. Una artista capaz de aunar en su obra una gran fidelidad científica con una sensación de movimiento que las hace parecer casi vivas. Las piezas representan un ejemplar femenino de Australopithecus afarensis, otro de Homo habilis y dos masculinos de Homo erectus y Homo neanderthalensis. Estas figuras se han integrado en los módulos expositivos existentes, dotados de un fondo retroiluminado con reconstrucciones paisajísticas realizadas por el ilustrador científico Mauricio Antón. Asimismo, la parte dedicada a los homínidos cuenta con nuevas piezas de una especie que se echaba en falta en la exposición sobre evolución humana. Se trata de réplicas del emblemático Ardipithecus ramidus que completan la sección dedicada a esta especie. 

Fuente: MNCN-CSIC

Sin duda, gracias a las aportaciones de la Obra Social "la Caixa", que completan y mejoran la colección del MNCN-CSIC, los visitantes del museo tienen la oportunidad de ampliar un poco más su conocimiento sobre ese enigma inagotable que es la historia de la vida en el planeta.

Compartir

5

Categoría:

Archivo: 2016 2016 » Junio

Tema:

evolución

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica