miércoles 10

Delatado el «comportamiento de autoestopista» del mosquito tigre

Posteado por Obra Social el 10/01/2018 en | 0 comentarios

Por Frederic Bartumeus Ferré, investigador ICREA del CREAF y el CEAB-CSIC

Imagen: Mosquito Alert

¿Es probable que un mosquito tigre haya viajado con nosotros de Barcelona a Murcia durante las vacaciones de verano? De manera natural esta especie de mosquito se desplaza volando unos pocos cientos de metros de distancia durante toda una vida. Sin embargo, los científicos ya intuían que algunos mosquitos tigre se esconden como polizones dentro de nuestros vehículos atraídos por la oscuridad del interior. Así, gracias a nuestra ayuda involuntaria y al azar, algunos mosquitos podrían llegar a desplazarse desde decenas a cientos de kilómetros dependiendo del caso. Este es probablemente el mecanismo que está permitiendo a un insecto que es un mal volador colonizar todo el sur de Europa.

Cuantificar con qué frecuencia el mosquito tigre se cuela en nuestros coches y viaja con nosotros es primordial para estimar el impacto que tiene esta forma de transporte en la colonización de nuevos municipios y la distribución de abundancias a escala peninsular de la especie. Se sabe, por evidencias indirectas en Estados Unidos de América (EE. UU.), Suiza e Italia, que el tráfico rodado tiene un papel importante en la dispersión del mosquito tigre. Esto es evidente cuando se observan mapas del proceso histórico de invasión, ya que las nuevas zonas afectadas se encuentran a lo largo de la vía rodada.

Ahora, el equipo de investigación del proyecto Mosquito Alert, impulsado por la Obra Social ”la Caixa”, formado por expertos del Servicio de Control de Mosquitos del Baix Llobregat, de la Universidad Pompeu Fabra, del CREAF y del CEAB-CSIC acabamos de publicar un estudio en la revista Scientific Reports donde se constata que el transporte accidental en coche es un mecanismo real y crucial de la dispersión del mosquito tigre. Hemos estimado que durante todo un verano en el Área Metropolitana de Barcelona circulan cada día entre 12.000 y 71.000 coches con un mosquito tigre en el interior. Durante el estudio inspeccionamos hasta casi 800 coches al azar para ver si había mosquitos tigre dentro. Lo hicimos en varias carreteras del Baix Llobregat con la colaboración de los mossos d’esquadra y en varias estaciones ITV.

Imagen: Mosquito Alert

¿Por qué los mosquitos entran dentro de nuestros coches?

Desde que comenzó el proyecto Mosquito Alert han llegado muchísimas fotos enviadas a través de la app donde claramente se ven mosquitos tigre en el interior de los vehículos. La participación ciudadana lo corrobora y permitirá hacer otras estimaciones de transporte de mosquitos a gran escala. Los mosquitos tigre suelen ocultarse en las partes más oscuras y estrechas de los coches, como por ejemplo bajo los asientos. Muy probablemente, los coches que duermen en la calle, en barriadas con una alta densidad de mosquitos y justo encima de las alcantarillas donde se desarrollan las larvas, tienen más probabilidades de que entre un mosquito tigre que los que se guardan en un garaje. Sin embargo aún no se sabe qué proporción de los mosquitos autoestopistas sobreviven durante el viaje y en el lugar al que llegan. Los coches son un medio de dispersión hacia nuevos municipios, que no es lo mismo que el establecimiento, que depende de muchos factores incluyendo la propia supervivencia de los mosquitos al viaje. En este punto intervienen más factores, como los climáticos, que deberían facilitar la presencia de puntos de cría (agua encharcada) y temperaturas adecuadas.

Mosquito tigre, te hemos descubierto el truco

Saber si hay muchos mosquitos tigre viajando en coche nos puede ayudar a mejorar el seguimiento y control de la especie y mejorar los modelos predictivos que nos informan de su dispersión en el futuro. Sin embargo, también puede ser clave desde el punto de vista epidemiológico dado que, como potencial transmisor de enfermedades, cuanto mayor sea la capacidad de dispersión, más disperso será el riesgo para la salud pública. Teniendo en cuenta los riesgos de transmisión de Zika, Dengue y Chikunguña en zonas con presencia de mosquito tigre, el estudio de la dispersión por carretera es una herramienta importante también en el plano sanitario.

Este estudio ha permitido cuantificar, por primera vez, el transporte pasivo de mosquitos tigre en coche entre las diferentes provincias de España, y se ha generado un ranking de las principales provincias exportadoras y receptoras de este mosquito. Mediante un modelo matemático que incorpora datos experimentales y de participación ciudadana (Mosquito Alert), hemos sido capaces no solo de establecer un ranking de exportación de mosquitos sino también de predecir el movimiento de mosquitos tigre entre las diferentes provincias españolas mediante los coches. Barcelona es la principal provincia exportadora de mosquitos. La siguen Tarragona, Valencia, Alicante y Murcia. El modelo sitúa Madrid como la provincia con más riesgo de sufrir la llegada de estos mosquitos polizones, principalmente debido al gran número de conexiones viarias que hay con el resto de provincias. Según la predicción, la mayoría de mosquitos llegados a Madrid procederían de Barcelona, Valencia y Málaga. De hecho, este mismo otoño (2017) ya se ha confirmado la presencia de mosquito tigre en la Comunidad de Madrid, aunque por ahora se desconoce si la especie se establecerá en esta región.

Según el modelo matemático, entre julio y octubre es cuando hay más transporte de mosquitos tigre entre provincias. Esto se explica porque es la época de mayor actividad del mosquito tigre. En un futuro queremos cuantificar mejor la movilidad en período de vacaciones y extrapolar estas predicciones, que tienen todavía ciertas limitaciones, para cualquier lugar, año y época para poder entender mejor cómo se dispersa este insecto y plantear las medidas necesarias para frenar su invasión.

Más información

Proyecto Mosquito Alert

Compartir


Categoría:

Archivo: 2018 2018 » Enero

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de Associació Catalana de Comunicació Científica