miércoles 23

El Campus Gutenberg celebra los veinticinco años de comunicación científica en el mundo

Posteado por Editor Ciencia Ciencia el 23/09/2015 en | 0 comentarios

Post de Gema Revuelta, directora del Centro de Estudios de Ciencia, Comunicación y Sociedad (CCS-UPF), y de Emma Cots, project manager y community manager del CCS-UPF.

La quinta edición del Campus Gutenberg, organizado por el Instituto de Educación Continua de la Universidad Pompeu Fabra (IDEC-UPF) y la Obra Social "la Caixa" ha sido, más que nunca, una fiesta y un punto de encuentro para celebrar que la comunicación pública de la ciencia cumple veinticinco años. Obviamente, esta meta no sucedió de la noche a la mañana y hay toda una historia (de escritores y divulgadores de la ciencia, periodistas, responsables de museos, etc.) que relata cómo se lograron las condiciones necesarias para la gestación de esta especialidad profesional. Internacionalmente, sin embargo, un evento fue decisivo para que se desarrollara: la primera conferencia de la red internacional Public Communication of Science and Technology (PCST), que tuvo lugar en Poitiers (Francia) hace veinticinco años.

Una interesantísima coincidencia hace que precisamente este año 2015 tanto la Universidad Pompeu Fabra (UPF) como la Asociación Catalana de Comunicación Científica (ACCC) celebren los veinticinco años de su creación.

Un momento de la mesa debate inaugural del Campus Gutenberg 2015. Imagen: UPF-IDEC.

La profesionalización de la comunicación pública de la ciencia ha sido el leitmotiv de apertura y el tema central de la primera mesa redonda del Campus Gutenberg de este año. La sesión contó con Brian Trench (actual presidente de la red PCST) y Pierre Fayard (presidente fundador), y fue moderada por otro pionero en este ámbito, el periodista Vladimir de Semir, quien cierra (o no) el círculo de coincidencias, por el hecho de haber sido presidente de la red PCST (2000-2004), presidente fundador de la ACCC e indiscutible impulsor de la comunicación científica en Cataluña y España desde la Universidad Pompeu Fabra.

En estos veinticinco años, la comunicación de la ciencia ha experimentado cambios importantes, no solo por el efecto de la expansión de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y la integración de los nuevos canales y formatos de comunicación digital, sino también por los cambios en los perfiles profesionales. Hoy en día, las barreras son menos tangibles entre el periodismo y la comunicación institucional, entre los usuarios y los emisores, los escritores y los comunicadores multimedia, los museólogos y los reporteros. Todo el mundo hace de todo en la actual comunicación de la ciencia. Este nuevo panorama que, en principio, tiene un inmenso potencial, implica también algunos riesgos si no se respetan unos principios éticos claros y transparentes.

Uno de los talleres del Campus Gutenberg 2015, en este caso el taller sobre los diversos tipos de inteligencia, por el neurocientífico Ignacio Morgado (UAB). Imagen: UPF-IDEC.

A todas estas celebraciones se suman muchas más novedades, y es que este año el Campus Gutenberg se ha trasladado físicamente. Todas las actividades han tenido lugar en las instalaciones de la sede del IDEC-UPF y el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB), donde se encuentra el Centro de Estudios de Ciencia, Comunicación y Sociedad del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF (CCS-UPF), que colabora en la organización de las jornadas.

En el debate inaugural se habló de que la crisis económica no es ajena a la crisis de comunicación: hay una lucha por el petróleo, por el agua, por los recursos... La primera lucha fue para agrandar el territorio. Pero ahora hay una lucha por lo que hay encima y debajo del territorio. Vemos que la gente emigra, no solo por las guerras (como el caso de Siria), sino por crisis ecológicas, de falta de recursos en la tierra donde vivían. Paralelamente, hay una crisis del periodismo en general y del periodismo científico en particular, pero a día de hoy hay más periodismo científico que nunca. Incluso se estrenan obras de teatro con contenido científico, como la nueva obra protagonizada por Nicole Kidman en Londres. También nuevos libros, como La ciència en la literatura, de Xavier Duran, que demuestra que la divulgación de la ciencia y su presencia en la literatura ha sido una constante durante los últimos siglos.

Sin embargo, necesitamos mejorar el conocimiento de nuestro público objetivo. La gente usa las redes sociales, en su mayor parte, para estar informados. La gente sigue a medios de comunicación y periodistas con este fin, pero está sobresaturada de información. Los más jóvenes se informan a través de redes sociales como Facebook, en lugar de medios más tradicionales como la televisión, aunque es el único medio de comunicación cuyo consumo  no ha disminuido.

Anteriormente, la comunicación se hacía de una manera más pedagógica; se lanzaba la información con el modelo estándar de comunicación. Antes la divulgación científica se centraba en divulgar un contenido y no en difundir un contenido a partir de preguntas, que es el enfoque que se tiene ahora. Hubo un cambio en las décadas de 1970 y 1980, para enfocar la divulgación en las preguntas más que en las respuestas. Esto es la esencia de la ciencia, en la que hay más cuestiones que respuestas.

La globalización ha creado nuevas expectativas y esperanza en torno a la ciencia y sus desafíos. Los escolares están entusiasmados con la ciencia. Pero hay que ayudar a la comunicación científica con cursos de formación en habilidades de comunicación y también con la diversificación, gracias a la semana de la ciencia, los festivales de ciencia, los centros científicos y las cafeterías y tiendas de la ciencia, entre otros.

Durante la celebración de los veinticinco años de la UPF y de la ACCC en el Campus Gutenberg 2015. Imagen: UPF-DEC.

De todo esto se habló en el debate inaugural, pero, además, hubo espacio para discutir sobre la incertidumbre en la ciencia y la comunicación (debate moderado por Gema Revuelta, directora del CCS-UPF y codirectora del máster) o sobre si la ciencia espectáculo es divulgación o no (debate moderado por Cristina Ribas, actual presidenta de la ACCC), y profundizar en estos temas. También tuvieron lugar diversos talleres paralelos y laboratorios de ideas.

Como ya es tradición en el Campus, la primera jornada se cerró con un acto festivo multitudinario organizado para celebrar el doble aniversario de la ACCC y de la UPF, que reunió en la plaza interior del PRBB a muchos profesionales del ámbito de la ciencia y la comunicación. 

Un año más el Campus Gutenberg nos ha demostrado que es un punto de referencia clave para la divulgación y la cultura científica. 

Enhorabuena a todos los organizadores y profesionales que se dedican a la comunicación científica. ¡Felicidades! ¡Esperamos poder celebrarlo juntos veinticinco años más!

 

Compartir

8

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica