miércoles 04

La importancia del big data en biomedicina

Posteado por Editor Ciencia Ciencia el 04/03/2015 en | 0 comentarios

Post de la Dra. Ana Ripoll, presidenta de Bioinformatics Barcelona (BIB), y Eva Alloza, técnica de Comunicación de Bioinformatics Barcelona (BIB). 

¡Eres tres mil millones de letras! Tu genoma ocupa lo que equivaldría a una película en alta definición y lo podrías llevar dentro de un lápiz de memoria. Que tu genoma ocupe 3 GB podría parecer poco, pero sería tan solo uno de los elementos de tu registro clínico que se amplía con cada uno de los eventos asistenciales. Por ejemplo, cuando el médico de cabecera te hace un análisis de sangre, cuando en el hospital te hacen una resonancia, o bien, en caso de que seas diabético, cuando registras los niveles de glucosa en una aplicación en el móvil. Llegados a este punto parece que tu película de alta definición ya ocupa bastante más de lo que cabe en un lápiz de memoria. Los ciudadanos, ayudados por las nuevas tecnologías, generamos en el ámbito biomédico un gran volumen de datos que desgraciadamente están dispersos, desconectados, en distintos formatos e, incluso, en algún caso, sin digitalizar.

Ya que disponemos de este gran volumen de datos (big data), ¿qué podemos hacer con él? Lo más razonable sería utilizarlo y sacar provecho para avanzar en el conocimiento biomédico que permita trasladar el foco hacia una medicina centrada en el paciente. Así, estudiar y comparar todos los registros de una persona en el contexto geográfico, de división territorial o del área de influencia de una enfermedad permitirá mejorar los procesos de detección, diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades. La medicina personalizada, también llamada individualizada o de precisión, se basa en este big data biomédico para decidir la administración del medicamento o el conjunto de medicamentos más adecuado, en las dosis ajustadas a las particularidades genéticas y químicas de cada persona o población, de modo que se reduzcan los efectos secundarios que puedan provocar. Así, la medicina individualizada ayudará a las personas a superar o mitigar las enfermedades o los desórdenes escritos en su genoma.

Momento del B-Debate sobre big data en biomedicina. Fuente: ©Biocat, Bioregió de Catalunya – Hector Fuentes.

Es obvio que disponemos de los datos, pero también son necesarias la investigación y la aplicación de mejoras en la capacidad para recoger, almacenar, organizar, integrar, analizar y compartir el big data biomédico. Además, se requerirán nuevas arquitecturas computacionales, técnicas, algoritmos y análisis para gestionar esta riqueza de datos para extraer su valor y detectar conocimiento oculto. Eso sí, estableciendo las medidas adecuadas para asegurar que se respetan aspectos sociales tales como la privacidad y la protección de los datos. 

Esta gestión del big data, con la formación y la tecnología necesarias, debe producir nuevo conocimiento que se pueda trasladar a la práctica clínica y que mejore la eficiencia del sistema sanitario.

Estas reflexiones y otras sobre la investigación más actual relativa al big data en el campo de la biomedicina se pudieron tratar en las jornadas «Big Data in Biomedicine. Challenges and Opportunities», coorganizadas por Bioinformatics Barcelona (BIB) y B-Debate, iniciativa de Biocat y de la Obra Social "la Caixa", el pasado mes de noviembre en CosmoCaixa.

Presentación del B-Debate sobre big data en biomedicina. Fuente: ©Biocat, Bioregió de Catalunya – Hector Fuentes.

Compartir

5

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica