miércoles 10

«Megatendencias: los estilos de vida europeos actuales, una alta carga ambiental»

Posteado por Editor Ciencia Ciencia el 10/06/2015 en | 0 comentarios

Post de Raül Toran, vicepresidente de la ACCC.

Con motivo de la exposición "Experimento año 2.100. ¿Qué nos espera en la Tierra del futuro?", que se puede visitar hasta finales de enero de 2016 en CosmoCaixa Barcelona, el Área de Ciencia de Obra Social "la Caixa" organizó la conferencia "Nuestro futuro. Les megatendencias globales que determinan el futuro de la humanidad", impartida por Anita Pirc-Velkavrh, del Departamento de Futuros Estratégicos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA), que se celebró en el Ágora CosmoCaixa el pasado 27 de mayo, en la que presentó el informe "The European Environment: State and Outlook 2015"

Los estilos de vida actuales en Europa y otras regiones desarrolladas ponen una presión excesiva sobre el medio ambiente. Además, con una clase media global creciente, que adopta cada vez más patrones de consumo que requieren muchos recursos, la carga ambiental total se está moviendo rápidamente mucho más allá de los límites sostenibles a escala mundial. Esto representa una amenaza creciente para los futuros avances en los niveles de vida y pone de relieve la injusticia que supone que los ricos impongan cargas altamente desproporcionados en el ecosistema global.

Las megatendencias en el crecimiento poblacional

Una megatendencia se define como los grandes cambios que se van produciendo en el seno de la sociedad y nos indican hacia dónde parece que nos dirigiremos en el futuro. No obstante, el futuro no está escrito, no podemos especular. Sin embargo, desde el punto de vista científico podemos observar las tendencias actuales y extrapolar la situación, estableciendo diferentes escenarios de futuro, más o menos probables. Es lo que se conoce como prospectiva y los escenarios más probables son se llama megatendencias. Y, precisamente, las megatendencias globales pueden determinar el futuro de la humanidad.

Actualmente la población mundial ya ha superado los 7.000 millones de personas, una cifra histórica. Según la mayor parte de los modelos poblacionales dicha tendencia seguirá, como mínimo, hasta mediados de siglo. Paralelamente, en los países desarrollados se observa un progresivo envejecimiento de la población. En definitiva, la población seguirá creciendo (seremos más) y seremos más viejos.

En el nuevo informe "The European Environment: State and Outlook 2015" se explica la futura política europea de medio ambiente y sobre su aplicación entre 2015 y 2020, en particular. Este trabajo incluye una reflexión sobre el entorno europeo en un contexto global, así como los capítulos que resumen el estado de la cuestión, las tendencias y las perspectivas del medio ambiente en Europa.

Política ambiental europea, ¿Una perspectiva global?

Europa está unida al resto del mundo a través de múltiples sistemas, lo que permite flujos bidireccionales de materiales, recursos financieros, innovaciones e ideas. Como resultado de esto, la resiliencia (o capacidad de reponerse) ecológica y social de Europa se verá afectada considerablemente en las próximas décadas por una variedad de megatendencias globales, como cambios sociales, económicos, políticos, ambientales y tecnológicos a gran escala, de alto impacto e interdependientes. 

Por todo ello, sería necesario adoptar una perspectiva global en la formulación de políticas ambientales europeas ya que los problemas ambientales europeos y las opciones de respuesta a los mismos cada vez están más influidos por determinantes mundiales.

Megatendencias e incertidumbres futuras

Aunque algunas megatendencias globales se comprenden cada vez  mejor, aún quedan muchas incertidumbres, asociadas con factores que se influyen de manera diferente en las distintas regiones del mundo. Las megatendencias globales también pueden percibirse de formas marcadamente distintas por diferentes grupos de agentes. Por ejemplo, el  continuo crecimiento de la población mundial puede ser visto como un impulso o una carga para el desarrollo económico; la urbanización puede ser percibida como una fuente de presiones crecientes sobre los ecosistemas, o, al contrario, como una oportunidad para estilos de vida más eficientes en recursos. A pesar de estas incertidumbres, está claro que seguir "como siempre" ya no es un camino viable.

Hongkong, un ejemplo de megaciudad. Fotografía: Getty Images. 

Más información:

Exposición: "Experimento año 2.100. ¿Qué nos espera en la Tierra del futuro?"

Twitter de la EEA

Compartir

6

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica