miércoles 25

Muy cerca de la medicina de la microbiota

Posteado por Obra Social el 25/10/2017 en | 0 comentarios

Imagen: Jordi Cabanes/Biocat.

Por Roger Paredes, Servicio de Enfermedades Infecciosas e Instituto de Investigación del SIDA IrsiCaixa, Hospital Germans Trias i Pujol, Badalona.

Es bien conocido que la microbiota, es decir, los millones de microorganismos que habitan nuestro cuerpo de forma fisiológica, es primordial para nuestra salud. Estos microbios ayudan a desarrollar el sistema inmunitario de los recién nacidos, mantienen un constante estímulo sobre el sistema inmunitario del adulto y llevan a cabo funciones metabólicas fundamentales para el procesamiento de alimentos y la obtención de nutrientes. La composición y función de esta microbiota puede alterarse ante la toma continuada de antibióticos, determinadas dietas y el deterioro del sistema inmunitario o inmunodepresión. En el último ciclo de The Barcelona Debates on Human Microbiome 2017. From Microbes to Medicines, organizado por B-Debate, una iniciativa de Biocat y la Fundación Bancaria ”la Caixa” liderada por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y que se celebró en CosmoCaixa, se presentaron trabajos que muestran ejemplos concretos de cómo la microbiota se está convirtiendo en una parte esencial de la medicina moderna.

Microbiota y VIH

Nichole Klatt, de la Universidad de Washington, mostró datos de un estudio publicado en Science que demuestra que la disbiosis vaginal —es decir, el cambio desde una flora vaginal fisiológica con un predominio de Lactobacillus spp. a una flora con abundancia de otras especies como Gardnerella spp. o Prevotella spp.— contribuye a desproteger a las mujeres que toman un microbicida vaginal con un fármaco llamado tenofovir ante la infección por VIH-1, el virus causante del sida. Esto ocurre porque la Gardnerella absorbe el tenofovir y no deja el fármaco libre en el medio para bloquear la entrada del VIH-1. Este estudio es la primera evidencia de cómo la microbiota puede influir en la transmisión del VIH-1. Además, inicia un área de investigación que será de mucha importancia en los próximos años y que tiene que ver con el papel que tienen nuestros microbios a la hora de metabolizar fármacos.

Por un lado, trabajos recientes del Dr. Fernández-Real, investigador de la Universidad de Girona, muestran que parte de los efectos de la metformina, el fármaco más utilizado para tratar la diabetes del adulto, tienen lugar mediante modificaciones de la microbiota intestinal, favoreciendo la presencia de bacterias más capaces de metabolizar los azúcares de la dieta.

Por otro, nuestro grupo en IrsiCaixa presentó datos que muestran que el microbioma intestinal se modifica en las personas infectadas por el VIH-1 con el fin de adaptarse al estrés oxidativo que, en este caso, genera la propia infección. Esta adaptación hace que aumenten las bacterias que son más capaces de tolerar la presencia de radicales libres del oxígeno y el nitrógeno. La adaptación al estrés oxidativo es mucho más evidente en las personas que han sufrido un deterioro importante del sistema inmunitario. Además, también favorece los incrementos en determinados factores de virulencia bacteriana y supone cambios en el perfil de resistencias a los antibióticos. Un hecho interesante de nuestras observaciones es que los patrones de cambio que se observan en la infección por VIH se parecen a los de otras enfermedades donde hay inflamación del intestino.

Póster oficial del B-Debate de 2017 sobre microbioma humano. Fuente: Biocat.

Microbiota y cáncer

Los datos que Laurence Zitvogel, del INSERM, presentó muestran que determinadas bacterias de la microbiota intestinal son capaces de estimular la respuesta a los nuevos fármacos inmunomoduladores que se usan para tratar determinados tipos de cáncer. Igualmente, apuntó a que el tratamiento antibiótico podría alterar la respuesta a algunos de los nuevos inmunomoduladores del cáncer y afectar a la supervivencia de los pacientes.

Todos estos aspectos y otros relacionados con el papel de la microbiota en el envejecimiento saludable, las enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad inflamatoria intestinal y otros aspectos de la salud humana centraron las discusiones de un evento que cada año reúne a más de doscientas personas en torno a la ciencia del microbioma y su traslación hacia la medicina del siglo xxi.

Más información

The Barcelona Debates on Human Microbiome 2017. From Microbes to Medicines

Billones de microorganismos colonizan nuestro cuerpo y preservan nuestra salud

Compartir

3

Categoría:

Archivo: 2017 2017 » Octubre

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica