miércoles 10

Nuevas pistas para el desarrollo de la vacuna del sida

Posteado por Editor Ciencia Ciencia el 10/12/2014 en | 0 comentarios

Post de Christian Brander, investigador ICREA del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa.

El pasado 1 de diciembre se celebró el Día Mundial del Sida. En las últimas décadas hemos conseguido grandes avances en la lucha contra esta enfermedad,  pero hoy en día aún hay más de treinta y cinco millones de personas en el mundo infectadas con el virus que la causa, el VIH. Así pues, este día constituye una oportunidad para recordar que aún queda mucho camino por recorrer para frenar la pandemia y erradicar el VIH. Y eso sin olvidar que hay que seguir trabajando para mejorar la vida de las personas que viven con el VIH y reducir las desigualdades en el acceso a la prevención y a los tratamientos, como pide ONUSIDA, la Agencia de Naciones Unidas para el Sida.

Dada la situación actual, la investigación de la vacuna es clave. La investigación de nuestro equipo en el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, al cual me incorporé en 2008, se centra en esta área: tanto para curar a las personas infectadas mediante una vacuna terapéutica, como para evitar nuevas infecciones con una vacuna preventiva.

Una de nuestras líneas de investigación es estudiar a las personas que reaccionan de una forma inusual al VIH. Aunque se trata de casos excepcionales, aportan información muy valiosa para los investigadores. Por ejemplo, existen los llamados «controladores de élite», personas que son capaces de frenar la replicación del virus sin someterse a tratamiento antirretroviral. También hay otro grupo que últimamente llama la atención de los investigadores: las personas que, pese a exponerse con frecuencia al VIH, no se infectan. Son los seronegativos con alta exposición al virus, conocidos como  HESN, del inglés Highly Exposed Sero Negative. Dada la elevada prevalencia de la infección por VIH en ciertos grupos de la población sexualmente activa, es muy probable que los denominados HESN entren en contacto con el VIH de forma repetida. Sin embargo, algunos de ellos, pese a tener un comportamiento considerado de alto riesgo, no se infectan. El análisis de las respuestas de su sistema inmunitario puede contribuir enormemente al desarrollo de vacunas preventivas eficaces. 

El pasado mes de octubre, publicamos en la revista científica Journal of Infectious Diseases un artículo sobre este grupo de personas. Hemos desarrollado una nueva técnica que permite detectar señales de protección potencial frente al VIH. El hallazgo ofrece información relevante para el diseño de vacunas preventivas contra el VIH y también para mejorar la comprensión de la inmunidad frente a este virus. El estudio se ha llevado a cabo en colaboración con otros investigadores y médicos de Perú y de Barcelona, junto con organizaciones comunitarias de colectivos afectados.

El descubrimiento demuestra por primera vez que, con los métodos adecuados, se pueden documentar respuestas inmunitarias específicas contra el VIH en todas las personas analizadas. Esta cuestión ha sido un tema candente de debate, ya que los estudios anteriores no habían sido capaces de identificar respuestas del sistema inmunitario frente al VIH de una forma tan precisa.

Además, las respuestas que hemos detectado en estas personas son, en parte, similares a las del ensayo de vacuna preventiva contra el VIH RV144, que se llevó a cabo en Tailandia. Los resultados de ese estudio se publicaron en 2009, y mostraron que la vacuna había conseguido una eficacia del 31%. Esos son, hasta el momento, los mejores resultados obtenidos en un ensayo de vacuna preventiva. Además, otros análisis más recientes de este mismo ensayo han descrito que el efecto protector podría deberse a una respuesta específica y simultánea de un tipo de proteínas llamadas citoquinas, responsables de activar el sistema inmunitario. También se han detectado algunas de las mismas citoquinas y respuestas del sistema inmunitario en HENS que han participado en el estudio de IrsiCaixa.

Ahora, nuestras próximas investigaciones se centrarán en definir hasta qué punto estas respuestas del sistema inmunitario son las responsables de la protección, y si cambian con el tiempo. Esperamos profundizar en este descubrimiento y que los datos que obtengamos nos ayuden a mejorar el diseño de vacunas y a intentar que estas respuestas se mantengan en el tiempo.

Compartir

5

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

NewsLetters
El-artico-se-rompe

CosmoCaixa, donde la ciencia se convierte en experiencia

con la colaboración de

Associació Catalana de Comunicació Científica